Primer mapa ELSA

Esta metodología pionera de planificación busca garantizar el desarrollo sostenible a través de una integración más estrecha del bienestar humano y la conservación de la naturaleza.

Santo Domingo- República Dominicana se convertirá en uno de los primeros países en utilizar una herramienta que combine datos geoespaciales para la conservación de la biodiversidad, la mitigación de los efectos del cambio climático y la gestión sostenible de los recursos naturales. Esta herramienta que pone la naturaleza y a la biodiversidad en el centro del desarrollo sostenible, es parte de los resultados de la segunda fase de "Mapeo de la naturaleza para las personas y el planeta en el país", un proyecto destinado a identificar las Áreas Esenciales de Soporte a la Vida (ELSA) de la nación.

Esta iniciativa es desarrollada en conjunto por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y busca garantizar el desarrollo sostenible a través de una integración más estrecha del bienestar humano y la conservación de la naturaleza.

Las ELSA son áreas esenciales para conservar la biodiversidad crítica y proporcionar a los seres humanos servicios ecosistémicos esenciales, como almacenamiento de carbono, alimentos, agua potable, filtración de agua y reducción de riesgo ante desastres. Al utilizar esta herramienta para procesar datos geoespaciales, la República Dominicana aplica métodos científicos rigurosos para identificar las ELSA en función de las prioridades nacionales y establecer objetivos específicos para su protección, gestión y / o restauración.

Durante el segundo taller, que concluyó el 16 de septiembre, actores de diferentes instituciones del país crearon la primera iteración del mapa ELSA de la República Dominicana en tiempo real. Este ejercicio es uno de los primeros de su tipo a nivel mundial, digno de mención por la congregación de especialistas nacionales para desarrollar un mapa de las prioridades y realidades nacionales en términos de recursos y biodiversidad.

El taller fue inaugurado por Federico Franco, viceministro de áreas protegidas y biodiversidad del Ministerio y Xavier Hernández-Ferre, representante residente adjunto del PNUD. “ELSA será una herramienta que permitirá, junto a otros países, contar con un instrumento que nos ayude a enfrentar los grandes desafíos del cambio climático, las pandemias, la pérdida de biodiversidad, la salud humana, entre otros y de manera muy especial, nos ayudará en la implementación del Plan Estratégico Global posterior al 2020”, dijo el viceministro.

De su lado, Hernández-Ferre reconoció la importancia de esta iniciativa para el desarrollo. “La Agenda 2030 de desarrollo sostenible y sus objetivos solo serán realidad en la medida en que las metas “aterricen” en el territorio. Identificar las zonas críticas para la vida puede asegurar la sostenibilidad del planeta y garantizar prosperidad para las personas”, indicó el representante residente adjunto del PNUD.

Este trabajo se está realizando en otros países comprometidos a identificar sus áreas esenciales para la vida, incluidos Costa Rica, Colombia, Kazajstán, Perú, Uganda, Haití, Camboya, Sudáfrica, Ecuador, Nepal y Chile. Se espera crear las capacidades para que las instituciones de la República Dominicana puedan aplicar los mapas ELSA en la planificación de las áreas de interés para la conservación del planeta.

Los mapas creados durante esta segunda fase, posteriormente fueron validados por un grupo especializado del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Se discutieron las diferentes variables utilizadas para la creación de los mapas con la finalidad de aclarar áreas importantes que reflejaba el mapa como manglares y  áreas de amortiguamiento de parques nacionales. Estos mapas constituyen una herramienta para apoyar la implementación de proyectos clave y basados en las prioridades nacionales, como aumento de la capa boscosa, protección de la biodiversidad, restauración de ecosistemas, agricultura sostenible, conservación del suelo, mitigación de los impactos del cambio climático  y  planificación territorial.

Sobre el proyecto

El país se embarcó en la primera fase de este proyecto con un estudio de prueba de concepto revisado por expertos nacionales en un taller celebrado en el país en mayo del presente año. A través de la participación activa de diversas partes interesadas nacionales e internacionales, el taller condujo a la selección de 10 compromisos prioritarios para el país sobre naturaleza, cambio climático y desarrollo sostenible. 

El mapa ELSA trazará un camino para alcanzar estas prioridades. El taller también identificó conjuntos de datos espaciales nacionales que se utilizaron para fortalecer la solidez del mapa en la segunda fase del proyecto.

Este proyecto contó con la participación de técnicos y expertos nacionales de las áreas de medio ambiente, conservación, geografía, agricultura, planificación, turismo, entre otras. Los participantes de los talleres incluyeron representantes del Ministerio de Medio Ambiente, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Turismo, Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo,  Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Instituto Geográfico Nacional Jose Joquin Hungría Morell, Oficina Nacional de Meteorología, Oficina Nacional de Estadísticas, Comisión Nacional de Biodiversidad, Corredor Biológico del Caribe, The Nature Conservancy, CONACADO, Federación Dominicana de Municipios, entre otros. Además participaron organizaciones internacionales con delegados del Programa de las Naciones Unidas, Northern British Columbia University, University of Queensland y el Impact Observatory. Este proyecto fue posible gracias al financiamiento de la Sustainable Market Foundation. 

Icon of SDG 11 Icon of SDG 13 Icon of SDG 14 Icon of SDG 15

PNUD En el mundo

Estás en PNUD República Dominicana 
Ir a PNUD Global