PNUD RD ¡Gana el Sello de Oro en Igualdad de Género!

05-jun-2017

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) promueve el Sello de Igualdad de Género en empresas y organizaciones en América Latina y el Caribe, y a partir de esta iniciativa está aplicando el sello en sus propias oficinas a nivel global. 

En el año 2015, el PNUD en República Dominicana se postuló y fue seleccionado para participar en el proceso de certificación, iniciando con la realización de un autodiagnóstico que requirió un plan de trabajo durante el 2016, a fin de mejorar las brechas de género encontradas y enviar las evidencias para medir el nivel de mejora y seguimiento.

“Este sello es un reconocimiento a las oficinas sobre las acciones que realizan para producir cambios hacia la igualdad de género y la eliminación de la discriminación por causa de género. Asimismo, reconoce los cambios institucionales y organizacionales para promover un ambiente de trabajo de respeto y cumplimiento de los derechos de mujeres y hombres, así como la paridad en todos los aspectos”, explica Raissa Crespo, oficial de la Unidad de Género del PNUD en República Dominicana.

A finales del 2016 la Sede informó que, de las 42 oficinas participantes a nivel global, el PNUD de República Dominicana fue una de las 5 que obtuvieron calificación para recibir el Sello de Oro, lo cual ameritó que viniese una misión de verificación encabezada por Ivonne Urriola, consultora externa del PNUD y Diana Gutiérrez, del Centro Regional de Panamá.

Del 24 al 28 de abril de 2017, esta misión trabajó en “la triangulación de la información enviada con datos cualitativos, realizando reuniones con el personal y contrapartes del PNUD, así como grupos focales con personas de todas las áreas de la oficina, para establecer una imagen más amplia del trabajo, tanto interno como externo hacia la igualdad de género”, explica María Jesús Barrera, de la Unidad de Género del PNUD en RD.

pnud_do_actFotos: PNUD R.D.

En reunión general con la misión, todo el personal de la oficina tuvo la oportunidad de dialogar sobre los cambios, desafíos y aspectos a mejorar a partir del proceso de certificación en igualdad de género del PNUD RD

“Trabajamos en grupos y fue gratificante conocer las impresiones del personal con absoluta libertad respecto a este proceso  de certificación en estos ocho meses y sus implicaciones para la oficina”, señaló Rosa Matos de la Unidad de Género.

Las actividades organizadas por la misión contaron con el apoyo del Equipo de Género del PNUD RD integrado por personal del área de Gerencia, Monitoreo y Evaluación, Medio Ambiente,  Comunicación, Informática, Recursos Humanos, VIH y Salud, y Gobernabilidad.

pnud_do_equigenFotos: PNUD R.D.

En los grupos hubo coincidencias en afirmar que ha habido un cambio en la cultura institucional, pasando   “de la teoría a la acción” y que el tema de género se lleva a la práctica en los proyectos, pero también ha trascendido del ámbito laboral al personal “al modificar la asignación de las tareas del hogar, dejar de reenviar chistes inadecuados y cuidar el lenguaje”. Al mismo tiempo, desde las diferentes  áreas de trabajo del PNUD se está colocando el tema de género en la agenda de las contrapartes. “Les pedimos que hagan el análisis de cómo la situación afecta de manera diferenciada a hombres y mujeres”, según Ana Carolina Beras, de la Unidad de Medio Ambiente.

En cuanto a los desafíos el personal consideró que se debe “mantener el lente de género”, asegurando que existan indicadores que midan avances sobre la igualdad de género, y   resultados y actividades que incluyan la perspectiva de género  con presupuesto asignado para que no sea solo un enunciado. También coincidieron en que no hay suficientes datos desagregados y “existe una resistencia de las instituciones y de los técnicos a realizar su trabajo de manera distinta y expresarla con información por sexo”, por lo que el  trabajo de formación y sensibilización con las contrapartes debe ser constante, señaló César Iván González, del Área de Monitoreo y Evaluación.

Otro reto que identificó el personal es que “no es fácil movilizar recursos para proyectos específicos de género en el contexto de República Dominicana. Esto lo vemos incluso en el Estado, donde el propio  Ministerio de la Mujer recibe menos de un 1% del presupuesto anual del gobierno”, señaló Ruth Fernández, del Área de VIH y Salud.

Entre los aspectos a mejorar, en líneas generales los grupos señalaron que “les hubiese gustado contar con más tiempo para la implementación del plan de trabajo y así disminuir aún más  las brechas de género en la oficina, estar más familiarizados/as con las herramientas de evaluación desde el inicio del proceso de certificación, diseñar e implementar una línea base o diagnóstico de capacidades en igualdad de género de la oficina, para poder medir el avance en términos de sensibilización y que además pueda servir para continuar mejorando el nivel de la oficina;  entre otros…”, según Ana González de la Unidad de Género.

Esta  ronda del proceso de certificación inició con las postulaciones en el 2015 y concluyó  con la selección de 42 Oficinas participantes en el 2016. Desde estas  solo  5 calificaron para recibir el Sello de Oro, las cuales fueron Moldova, Ruanda, Uganda, Costa de Marfil y República Dominicana como la única oficina de América Latina y El Caribe. 

pnud_do_reumisionFoto: PNUD R.D.

“El haber recibido una misión de verificación para el oro ya es un reconocimiento y tiene que ver con que el compromiso de la oficina se ve reflejado en una serie de aspectos que evidencian que ven al sello más como un medio y no como un fin y que el interés es seguir dando pasos para mantener la igualdad de género”,  dijo Ivonne Urriola.

Antes de conocer  el  veredicto final y saber que el PNUD RD era una “Oficina Oro”, Diana Gutiérrez retroalimentó al personal sobre los avances y recomendaciones, luego de una semana de misión en la que destacó el esfuerzo de la Oficina en “el posicionamiento de la igualdad de género en la agenda política al más alto nivel; las contribuciones sustantivas a la agenda legislativa a favor de la igualdad de género; el aumento de mujeres parlamentarias en las últimas elecciones; el pilotaje piso protección social y género; y la facilitación de espacios de diálogo entre actores/as diversos/as”.