COTRAVETD: una comunidad que se empodera y exige sus derechos

Nairovi
Crédito: Ruth Fernández/PNUD R.D.

Los 13 años para muchas niñas comprenden una etapa de experimentar cambios físicos y psicológicos; propios del camino que conduce de la niñez a la adultez. Para Nairovi Castillo, Coordinadora de la Comunidad de Trans, Travesti trabajadoras sexuales de República Dominicana (COTRAVETD), la experiencia fue más compleja. A sus 13 años tuvo que abandonar su hogar por el rechazo de su madre a su identidad de género, y así fue como empezó a ejercer el trabajo sexual en la zona de la feria o “La bolita del mundo”, como es conocida popularmente esa área.

Nairovi es transexual y trabajadora sexual, pero asimismo es una activista defensora de los derechos humanos de su comunidad. Escucharla hablar rompe con los prejuicios con los que la mayoría de las veces son tachadas las personas trans. Ella, como otras, tiene una historia que contar y un legado que dejar, de conquista de derechos y de superación.

Aspectos destacados

  • COTRAVET Dominicana es una organización nacional de trans trabajadoras sexuales establecida en 2004 con el objetivo de dar respuesta a las necesidades de salud, seguridad y psicosociales de las trans trabajadoras sexuales en las distintas ciudades de la República Dominicana.
  • Nairobi es de las socias fundadoras de COTRAVETD, entidad que agrupa a personas trans que ejercen el trabajo sexual. La historia de ésta organización se remonta al año 2004, cuando las personas trans trabajadoras sexuales decidieron unirse.
  • En estos momentos COTRAVETD continúa con su trabajo a través de la unidad médica móvil donde atienden a personas trans en diferentes puntos de la ciudad, “Trabajamos la parte vulnerable sin preferencia social”, afirma.

“El estigma y la discriminación nos priva de nuestros derechos, incluso de los básicos, como el de la salud. Hoy nuestra situación es diferente a la de hace 10 años, pero aún tenemos muchos desafíos que enfrentar”, afirma Nairovi, Coordinadora de COTRAVETD.

De ser unas cuantas a ser un grupo organizado

Nairobi es de las socias fundadoras de COTRAVETD, entidad que agrupa a personas trans que ejercen el trabajo sexual. La historia de ésta organización se remonta al año 2004, cuando las personas trans trabajadoras sexuales decidieron unirse.

Nairovi narra la historia: “Nos asociamos a grupos como el Movimiento de Mujeres Unidas (MODEMU) y la asociación Amigos siempre Amigos (ASA) y aunque sentimos apoyo nuestras necesidades eran diferentes. Nosotras queríamos tener acceso a la información y a los derechos que tenían, por ejemplo, las trabajadoras sexuales mujeres de la Feria. Y así fue como nos asociamos y decidimos emprender nuestra propia lucha”.

En sus inicios, las socias de COTRAVETD participaron en un proyecto con la organización ASA y CEPROSH, que consistía en educar en temas de salud.

“En este proyecto, llamado Sinergia, realizábamos  pruebas rápidas de VIH , repartíamos preservativos y se dictaban charlas. Muchas veces las educadoras caían presas, como parte del maltrato que recibíamos de la policía”, agrega Nairovi.

Finalizado el proyecto Sinergia, que era financiado por “Conecta”, se hicieron diligencias para continuar trabajando. Obtuvieron el patrocinio del CDC  y durante cinco años se mantuvieron impartiendo talleres de salud primaria y sexual.

Sus iniciativas de educación continuaron con el proyecto “Tal Cual” en 2007, un programa de educación que iniciaron porque muchas de ellas tenían con frecuencia malestares y enfermedades primarias, que no eran tratadas porque no tenían acceso a los servicios de salud. Los talleres los impartían ocho educadoras.

“El proyecto “Tal Cual” fue un buen proyecto,  fueron dos años en los que tuvimos avances en la educación sanitaria de muchas de nosotras”, explica la coordinadora de COTRAVETD.

Durante el 2011 la organización ha podido realizar el proyecto “Trans-acciona” que tiene por objetivo Mejorar las motivaciones, oportunidades y habilidades para la prevención y tratamiento de ITS/VIH del colectivo trans trabajadoras sexuales en Santo Domingo a través de las actividades como “Encuentros  con mamá”, “Caravana del Orgullo GLBT” y “Unidad médica móvil”. El proyecto  se está realizando gracias al apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

“Los espacios de encuentros con mamá son reuniones que organizamos con todas nuestras miembras para hablar sobre derechos y sobre nuestra situación. En estas reuniones se ríe, se llora y se aprende de las vivencias de las demás”, indica.

Respecto a la Caravana del orgullo GLBT Dominicano, Nairobi afirma que esa actividad hizo que su población se aceptara como es. “Le hicimos ver al país que nosotras tenemos los mismos documentos, pagamos impuestos y aun así nos discriminan”, argumentó.

En estos momentos COTRAVETD continúa con su trabajo a través de la unidad médica móvil donde atienden a personas trans en diferentes puntos de la ciudad, “Trabajamos la parte vulnerable sin preferencia social”, afirma.

Trans viviendo con VIH

“Ser trans y vivir con VIH es un reto doble. Se debe vivir con la carga de ser rechazada por tu identidad sexual, pero además por tener VIH”, afirma Nairovi.

Las trans esperan el último momento para ir al médico, pero esto no es casualidad. Afirman que en los centros de salud muchas veces no las quieren recibir o les vulneran sus derechos debido al estigma y discriminación que sufre éste colectivo.

“Cuando las trans van a un centro de salud es porque les quedan dos días de vida. Esperan al último momento cuando ya no aguantan y están al borde de la muerte”, señala Nairovi, en actitud de reclamo.

Avances y desafíos

“Mi sueño, es vivir en una sociedad que respete mis derechos y me ofrezca oportunidades, como una persona “normal” ‘’, Nairobi, Coordinadora de COTRAVETD.

La coordinadora de COTRAVETD asegura que en estos años de lucha han avanzado bastante, sobre todo en el tema de la educación y la concienciación. Sin embargo, afirma que quedan muchos retos que vencer.

“La falta de oportunidades lleva a muchas a usar drogas. A nosotras nos tachan de ladronas, asesinas, transmisoras de enfermedades, y aun siendo profesionales no nos dan empleo.  La sociedad sólo nos ve como peinadoras,  maquilladoras y decoradoras”, indicó.

Al cuestionársele sobre los mayores retos de las personas trans, Nairovi menciona que sus desafíos son: más educación y consciencia de respeto de derechos de las personas trans en la sociedad, más justicia y políticas públicas inclusivas por parte del Estado.

“Queremos que el Gobierno en lo que haga nos tome en cuenta, y para ello estamos decididas a seguir luchando”, aseguró.

Pasaron ya unos años desde que la madre de Nairobi la expulsó de su casa por ser Trans y hoy su situación familiar es diferente.

“Yo he sido una transexual empoderada y luchadora. Hoy mi mamá y mis hermanos me adoran. Yo siempre la tuve pendiente y le mandaba sus chelitos mientras ejercía el trabajo sexual”, explica Nairovi.