Vivir para contarlo: infraestructuras resilientes para prevenir desastres | Ana María Pérez

13 oct 2016

 Las infraestructuras resilientes previenen las consecuencias catastróficas de fenómenos naturales salvando vidas, bienes y propiedades. Foto: Romel Cuevas para PNUD R.D.

El 13 de octubre celebramos el Día Internacional para la Reducción de Desastres designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas para promover una cultura mundial para la reducción de desastres, que incluye la prevención y mitigación, al igual que la preparación.

Vivir para contarlo es el tema de este año y da pie para que los gobiernos, las instituciones, la cooperación, las personas, las comunidades del mundo reflexionen acerca de los esfuerzos que realizan para darle a la reducción de los riesgos un lugar preponderante en la agenda y en los planes de acción que emprenden, inspirados en el cumplimiento de los compromisos asumidos con la firma del Marco de Acción de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, y posteriormente con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, las cuales apuntan ambas a la reducción de la mortalidad por causa de los desastres.

Las estadísticas de 2015 de Naciones Unidas registraron 346 desastres, más de 22.000 muertes, casi 100 millones de personas afectadas y daños económicos por un total aproximado de 66,5 mil millones de dólares (EIRD/CRED 2016). Lo que estas cifras nos dicen es que no podemos perder de vista que aún queda mucho por hacer para lograr llevar la prevención y la respuesta al mismo nivel de atención.

Asimismo, el Informe Mundial de Riesgo de 2016 pone en esta ocasión el énfasis en la importancia de la infraestructura[1] señalando cómo infraestructuras no seguras, aumentan sustancialmente el riesgo de que un fenómeno natural extremo se convierta en una catástrofe, en pérdida de vidas y materiales.

Cuando hablamos de infraestructura debemos ampliar la mirada hacia la vialidad pública, las escuelas, los hospitales, las edificaciones gubernamentales, las viviendas familiares, infraestructura productiva, de servicios públicos básicos tales como electricidad, telecomunicaciones, agua, entre otras y además cuestionarnos sobre su resiliencia frente a un evento natural de cierta magnitud.

Las infraestructuras resilientes no sólo previenen las consecuencias catastróficas de fenómenos naturales salvando vidas, bienes y propiedades, sino que además pueden desempeñar un papel crucial en la distribución de suministros de ayuda a las personas afectadas, contribuyendo a la pronta y eficiente respuesta y a una rápida recuperación. Por el contrario, infraestructuras inseguras incrementan la vulnerabilidad social, aumentan la exposición de las personas, reducen la capacidad de hacer frente a un desastre, incrementan el riesgo, encarecen y hacen más lenta la recuperación.

El terremoto de Ecuador y el paso del Huracán Matthew por Haití, para solo mencionar desastres recientes y cercanos a la República Dominicana, son ejemplos contundentes de cómo la infraestructura es clave para que una amenaza natural se convierta o no en un desastre. En Ecuador, donde por el terremoto murieron más de 600 personas, se registraron más de 800 edificaciones educativas con algún nivel de afectación, más de 20 vías inhabilitadas y más de 8,000 industrias y comercios sufrieron daños en el Cantón Pedernales al norte de Ecuador[2]. En la zona afectada de Haití por el reciente huracán, se estima que más de 300 personas murieron, un 90% de las casas destruidas, más de 300 escuelas gravemente afectadas[3].

En el mencionado informe también se muestra el Índice Mundial de Riesgos, el cual se calcula combinando la exposición a los peligros naturales y la vulnerabilidad para 171 países, y que se listan desde el país con riesgo “muy alto” con un índice de 36.28% (Vanatu) y que ocupa el 1er. lugar, al país de riesgo “muy bajo” con un índice de 0,08% (Quatar) y que ocupa el lugar 171.

República Dominicana con un índice de 10.96% ocupa el lugar 27, superado por 7 países de la región que resultaron con un índice todavía mayor: Guatemala en el 4to. lugar con un índice de 19.88%; Costa Rica en el 8vo. Lugar con un índice de 17.00%; El Salvador con 16.05% y Nicaragua con 14.62% en los lugares 11 y 14 respectivamente; Jamaica con 11.83%, Haití con 11.68% y Chile con 11,65% en los lugares 20, 21 y 22 respectivamente. Todos estos países son considerados con riesgo “muy alto”. Ecuador con un índice de riesgo de 7.53% ocupa el lugar 58.

Oportuno este día para hacer esta reflexión que intenta ser un clamor a la acción proactiva: años de desarrollo en cuestión de minutos pueden desaparecer. Solamente infraestructuras resilientes para prevenir desastres permitirán vivir para contarlo.

[1] Instituto para el Medio Ambiente y la Seguridad Humana de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-EHS) y Bündnis Entwicklung Hilft en su 6to. informe anual.

[2] Informe de Situación No. 65 del 16 de mayo de 2016

[3] Flash Appeal para la respuesta en Haití

 

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD República Dominicana 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe